miércoles, 5 de febrero de 2014

Ciudad


Amo esta ciudad con sus milagros de panes y peces,
Con su cielo gris de inconformismo,
Con sus murallas perdidas en barrios de Babel.
Amo esta ciudad de torres inalcanzables,
(Gaudianas torres como salidas de un cuento)
Su cinturón de mar, sus góticas fachadas,
Su mirar de ave quieta.
Amo esta ciudad con sus palomas ebrias de nostalgia,
Sus estatuas vivas y su rara estrella en cada esquina.
Ciudad de pasos perpetuos, de andar despierto,
Muchacha etérea y mediterránea
Sobre la piel de un toro de lidia.
Amo esta ciudad que me acogió
Preñada de mi savia
Brindándome su mano en la tormenta.
Ciudad de franjas amarillas y rojas
Donde la Pagesa besó al Guajiro bajo el Arco de Triunfo.
Amo esta ciudad de rosas, libros y dragones,
De siluetas de asnos, de melancólicas sardanas.
Ciudad de rejas abiertas, de castañas al fuego
Y rojos gorros de Gnomos incansables.
Amo esta ciudad que velará por mis hijos,
Y que seguramente acogerá mis cenizas.

(Fe de Erratas:
Donde dice ciudad, debe decir también, casa, tierra, país…)