lunes, 9 de septiembre de 2019

Contrapunto, en Artepoli

 


Contrapunto          EL ARTÍCULO EN LA REVISTA CLICANDO AQUÍ

Exposición de los artistas cubanos Osvaldo Moreno y Ángel Alonso, complementada con un pequeño concierto de Tania Moreno. Inauguración jueves 26 de septiembre a las 19:00 h. en la Biblioteca Sagrada Familia.
El significado literal de la palabra que da título a esta exposición define literalmente el contraste que se produce entre dos cosas que suceden simultáneamente, remite además este concepto, en Latinoamérica, al desafío poético entre dos cantores que, acompañados con un instrumento como la guitarra, improvisan versos tratando de superar cada uno la originalidad o el humor del otro.
En este caso los artistas realizan un amistoso contrapunto desde las Artes Visuales, mostrando en una misma exposición sus muy diferentes lenguajes expresivos.
Ambos amantes de las letras, es bastante lógico que el acercamiento a la literatura les haga encontrar puntos en común, y hasta en ocasiones uno de ellos ha comentado la obra del otro y viceversa.
De Ángel Alonso ha expresado Osvaldo Moreno en su blog La Pirámide Acostada que “nos hace reflexionar sobre la conducta del hombre moderno en la sociedad”
(http://piramideacostada.blogspot.com/2016/02/)
De Osvaldo Moreno ha dicho Ángel Alonso, en la revista ARTEPOLI, que sus imágenes poseen “un carácter de ilustración fantasiosa, literaria pero no literal sino metafórica.”
(https://artepoli.com/desde-una-piramide-acostada/)
Pero el interés en las prácticas artísticas no depende únicamente de nuestros impulsos, también viene condicionado por el entorno, principalmente el entorno familiar. Esta es una exposición familiar, y no solo de Artes Plásticas sino un trabajo conjunto en el que participan dos pintores cubanos y una cantautora cubana.
Una pequeña muestra física, de pocos cuadros de cada uno de los pintores, pero amplificada por un concierto en el que se proyectan muchos más cuadros de ambos artistas, además de animaciones digitales elaboradas con referencia a los mismos.
Tania Moreno, quien conoce profundamente el trabajo de ambos, ha compuesto canciones que se refieren directamente a estos cuadros, los interpretan y complementan su contenido visual desde el mundo de la música.

Breve información de los artistas participantes:
Osvaldo Moreno:
Artista autodidacta nacido en 1966, Matanzas, Cuba. Su obra se enmarca dentro de las disciplinas del dibujo y la ilustración. Durante los años 2015 y 2016 ilustró la portada de la revista literaria online Ultraversal y, desde el año 2017, colabora como articulista de la revista Artepoli, donde escribe reseñas sobre arte y literatura, dentro de ellas destacan las dedicadas a Lita Cabellut, Istvan Sandorfi, Ana Novella o Ángel Vaca de León (D’Ángel). Es el autor de las ilustraciones “La maga Suspirando en violeta” para la contraportada del libro “La vida es cuento” de la escritora gijonesa Lucía Sugar y de “Manifiestos”, ilustración de portada para el poemario homónimo del poeta peruano Carlos Távara Ramírez, aún en fase editorial.
Ha participado en la exposición colectiva multidisciplinar “El sentimiento de la Urgencia”, en Calaf, Barcelona (diciembre del 2017); en el “Salón de Invierno” de la Revista Artepoli (febrero del 2018) en la galería Begemot Arts & Fashion, Barcelona, y en la exposición colectiva “Cabaret de Arte” (noviembre del 2018) en Red Garter, Barcelona.
Junto con otros cinco artistas, de varias nacionalidades, colaboró en la ilustración del disco Supermix, de la discográfica Discoteca Records, con su obra “Enraizado”. El lanzamiento del disco tuvo lugar en el mes abril del presente año en la sala Arteria de Barcelona, donde también se expuso la obra en cuestión.
Su imaginería se sirve del surrealismo para vertebrar una metáfora visual en la que aborda temas como: el individuo ante sus circunstancias, las relaciones de pareja, el desarraigo, la memoria, la insularidad, etc. Al igual que en un poema, utiliza la repetición de elementos, como si de una anáfora se tratara, para reforzar esa imagen poética y simbólica que trata de transmitir y que da fundamento a su discurso pictórico. Sus ilustraciones son barrocas por excelencia; llena el espacio de líneas, ondulaciones y arabescos, pero no por pura ornamentación sino para remarcar contrastes y crear texturas afines al mensaje.
Además de ilustrador también se desempeña como narrador y poeta. Sus cuentos y poemas han aparecido en la revista Ultraversal (España), en el boletín de poesía hispanoamericana Verso a Verso de la revista Arique (Cuba / Miami) y en varias de las antologías de cuentos iberoamericanos de El Narratorio.com.
Angel Alonso:
Nace en La Habana, 6 de marzo de 1967. Graduado en 1987 de la Academia de Arte San Alejandro. Su obra se ha mostrado mediante exposiciones personales y colectivas en más de 20 países.
Ha participado en el Primer y Tercer Ciclo de Videoarte Latinoamericano del Instituto Valenciano de Arte Moderno, España. Participó en la muestra internacional de video “Videografías in(visibles)”, organizada por la ATA (Alta Tecnología Andina). Este proyecto fue ampliamente difundido en España, Perú y otros países. Forma parte de las muestras “Hispanos” y “Poéticas Urbanas”, curadas por el crítico de arte valenciano Manuel García, ampliamente difundidas en Latinoamérica y España.
Participó en la X Bienal de la Habana, Cuba, 2009 y en el Salón de Arte Cotemporáneo, Centro Wifredo Lam, La Habana, Cuba, 2014. Ha participado en antológicas exposiciones colectivas como “El Objeto Esculturado”, Centro de Desarrollo de las Artes Visuales (La Habana) y “No por mucho madrugar…”, Fototeca de Cuba.

Ha obtenido premios y menciones en diversos salones y su obra se encuentra registrada el libro “MEMORIA, el Arte Cubano del Siglo XX”.
Cultiva la crítica de arte; sus artículos se han publicado en revistas como El Caiman Barbudo, Revolución y Cultura, La Gaceta de Cuba y Arte Cubano. Ha publicado además en múltiples medios digitales como La Jiribilla y Alter Cine (IPS) así como en BRAC (Barcelona Research Art Creation).
Ha impartido conferencias sobre su obra y otros temas relacionados en el MARTE (Museo de Arte de El Salvador); en la Universidad Don Bosco y en la Universidad Nacional El Salvador de San Salvador; en la Fundación MUA, de Honduras; en el Museo Nacional de Bellas Artes y en la Facultad de Comunicaciones del ISA (Instituto Superior de Arte) de La Habana, Cuba; entre otros.

Tania Moreno:
Tania Moreno (1968) es cubana; radica en Barcelona desde 1995. Es graduada de guitarra clásica en la Escuela Vocacional de Arte de Matanzas, Cuba (1981) y de profesora de Música en la Escuela de Superación Profesional de Matanzas, Cuba (1989). Compositora y cantautora, ha sido integrante de la Nueva Trova Cubana desde 1985. En su desempeño profesional se ha dedicado a la composición (letra y música) para todos los públicos, en especial para niños y niñas. Con sus canciones interpretadas a voz y guitarra, se ha presentado en diversos escenarios de Cuba y España.
En su libro-disco “Cantando te cuento”, publicado por Linkgua Ediciones y producido musicalmente por Digeraldo Producciones, se presenta una selección de temas de su autoría, que interpreta para público infantil.
http://www.tanita.mipropia.com

domingo, 8 de septiembre de 2019

miércoles, 4 de septiembre de 2019

Antipoema surrealista de Odiseo

Náufrago o Cerebro y corazón / O. Moré / CUBA

Antipoema surrealista de Odiseo


Una vez más sobre las aguas…
¿O bajo ellas? No lo sé, el vuelo siempre es líquido,
como líquida es la partida, como líquido es el regreso.
Los amorfos peces me silencian,
y el silencio es frío a pesar de la calidez del mar.
Los peces siguen allí, absortos
ante la pared de agua que les separa
de la tierra prometida. 
Los peces sin memoria,
los peces de ojos insomnes y tristes;
los peces de sangre dulce que observan y callan,
callan y observan en una cíclica oleada 
de erosión perpetua.

Llego como un rey mago de oriente
cargado de incienso, mirra y oro;
el pueblo marchito, con su tez arrugada,
craquelada como una desértica zona de sequía,
me mira con esos ojos de pez silencioso,
pero me dibuja una sonrisa,
y su rostro, por unos segundos, pareciera
el de un padre que se reencuentra con el hijo pródigo.
La tierra sigue siendo roja, el verde inunda cada espacio,
el azul sigue siendo único… El agua circunda y mana,
el agua anega y, a pesar de ello,
el coralillo se enraíza, pero la epidermis
se deteriora, los huesos sufren de artritis crónica,
el pueblo envejece inevitablemente
en medio de una desidia  infinita…

Y yo, una vez más, sobre las aguas…
 
Ya no me quedan arterias sanas,
no me quedan vasos comunicantes
para transfundir,
ni leyes físicas que demuestren teorías de otros cielos,
de las imberbes galaxias de antaño…
Por no quedarme, no me queda ya ninguna de las siete vidas
de pez gatuno que gané en la feria de las vanidades.

Qué hacer con la oblicuidad y los suspiros entre las sombras,
las palpitaciones, los lucernarios para saciar de luz
mis nidos interiores, mis cavernas de petroglifos 
ininteligibles que sólo yo era capaz de descodificar…

Qué hacer con la casa y su armadura de inocencia,
sus paredes estoicas de humo blando y acre
donde colgué alguna vez mis camisas de hombre nubio,
si el tiempo me pareció una tórtola iracunda
que había extirpado, con pericia de cirujano, cada momento vivido,
cada fotograma, cada daguerrotipo de mi existencia.

Y yo, yo, indio y nubio, nuevamente sobre las aguas...

Llegué cargado de oro, incienso y mirra ante el asombro
de aquellos niños descendientes del niño que fui, y, aunque
les llené los bolsillos de felicidades y abalorios,
me sentí el más patético de los mortales, el indio más triste,
el nubio más imbécil…

Qué hacer con el tiempo, con la casa, con los recuerdos...
En qué pedazo de piel he de tatuarme el sofisma salvador,
la fe, la luz, la sangre, la tierra, el pueblo… 
El agua,
si vivo, si estoy, perennemente sobre ella, si aún
las sirenas acechan en el cementerio de barcos abandonados,
entre las ralas y litúrgicas algas del fondo, 
y sus cantos me taladran los oídos a pesar de la distancia.

Qué hacer con Ítaca y sus genes, los genes del padre y de la madre,
de los hermanos y de sus descendientes...
Si  yo, yo, indio, nubio, Odiseo viril y fértil
(paradoja ourobórica),
sigo siendo incapaz de fecundar el agua.

O. Moré ® 2019



domingo, 1 de septiembre de 2019

Música pintada

Música pintada / Artículo de un servidor en el nuevo número de la revista ARTEPOLI



Para acceder a la versión digital del artículo 
clique en el enlace siguiente.

Música pintada / Artepoli




O. Moré 2019

miércoles, 14 de agosto de 2019

Tótem

Tótem / O. Moré 2019


Diseccionando el Tótem.


Se erige el tótem con su máscara metálica
y tanta ceguera le impide vislumbrar el futuro;
hace tiempo que está desconectado de todo y de todos,
hace tiempo que lleva la manzana en la cabeza
como un perenne hijo de Guillermo Tell
que no encuentra la manera de cambiar el cuento.
La palma es su ancla, y es la saeta que cada noche
su padre dispara sin piedad, allí,
donde el corazón es ya una caricatura de sí mismo,
aunque, aun así, sigue sangrando.
Ni deidad, ni animal, ni humano,
sólo objeto, sólo empírico tótem.
Y ahí sigue, derritiéndose
en su visceral tristeza,
en su atavismo de héroe y de mártir,
convirtiéndose en una sombra, en una nube oscura,
en un charco gris que se ramifica… ¿Quién sabe?
Quizás en humo. La vida continúa
y el sigue varado como una efigie de antaño
acostumbrado a la erosión;
alimentando al pez de la desmemoria
mientras el pequeñísimo pez de la esperanza
le trasfunde la poca sangre que le queda.

O. Moré ® 2019


miércoles, 7 de agosto de 2019

Cabeza portátil...

Cabeza portátil con corazón pensante / técnica mixta: tempera, acrílico y tinta sobre cartulina/ O. Moré 2019 / CUBA


Cansado de la abrumadora cotidianidad me refugio en la covacha del inconsciente, es hora de fabular, es hora soltar amarras y navegar en las ignotas regiones de lo ilusorio. Me saco mi cabeza de hombre común y anodino y me enrosco, como una bombilla, mi cabeza de repuesto, mi cabeza portátil con corazón pensante, sin cerebro, y me encamino por la senda del surrealismo más primitivo sin hacer caso a la conciencia, solamente guiado por el instinto y la pulsión que me trasfunde ese órgano sangrante y sapiente. Es la hora de crear. La mano temblorosa traza líneas temblorosas, la mano no sabe, pero inventa; la mano sigue el dictado de no se sabe qué deidad. Trazos deformes, sin gracia, chambones, pero llenos del misterio de allá, del otro lado del azogue. Y no me importan los defectos, lo sucio del trabajo, la falta de técnica, sólo me importa el parto. La criatura va tomando forma, sin sentido: a veces fea, a veces bella,  a veces malformada, pero es mi criatura, y nunca, pero nunca, renuncio a ella por más defectos que tenga. En la imperfección también hay belleza cuando la imperfección es pura, me digo y sigo acuarelando, grafitando; sigo creando, que es gerundio. Sí, creo desde el corazón, no desde el cerebro; no soy racional, sólo intuitivo, para bien y para mal. Así lo dejé escrito hace tiempo:

Aquí les presto, pero sólo un ratito, mi CABEZA PORTÁTIL CON CORAZÓN PENSANTE,  acabadita de crear; hija de un antiguo parto, el de un boceto que llevaba por nombre EL CORAZÓN EN LA CABEZA. Devuélvanmela, sin ella soy la nada, el vacío.




O. Moré / 2019 ®