domingo, 24 de mayo de 2020

Sonetos sin nombres

domingo, 17 de mayo de 2020

Muerto en el camino de la fe.




Muerto en el camino de la fe


A veces voy o vengo, y digo: ¿cuándo

he de llegar al  tigre de Bengala

y en su naranja fiero ser la bala,

la que zumba y después mata callando?


Yo que en la selva moría de ilusiones

y despertaba envuelto en realidades...

¿en qué lago de falsas vanidades

estoy nadando en pos de tiburones?


A veces voy y digo y grito y lloro,

no claudico ni venzo ni me atrapan,

sabiendo que las huestes me solapan 

y traen sus fantasmas donde moro.


Yo que llovía y era nube roja

de huracanes, ciclones y aguaceros,

y fui carne de nimbo los febreros

ahora soy llovizna que ni moja.


A veces soy pintura en una tela

y predico brochazos y actitudes

y creo haber llegado a latitudes

que otrora fueron versos de espinela.


Yo que en tumbas de grandes faraones

desenterré sapiencia y maestría

no he vuelto a ese lugar por la amnistía

y allí yacen mis credos y razones.


A veces me despierto y me retrato

en mi espejo del yo y el vituperio,

y siento que no valgo y que el remedio

es el mismo de Fausto, un vil contrato.

Yo que fui no soy ni ya seré...
Y en verdad  me importa ya un carajo

porque siempre acabo cuesta abajo
y muerto en el camino de la fe.


O. Moré ® 2020