viernes, 18 de julio de 2014

No me declares muerto

Óleo de Lazer Fundora / CUBA
Lazer Fundora / La Habana 1965/ CUBA


No me declares muerto

No creas que estoy muerto
porque a veces me empape de silencios,
o las palabras estériles subsistan,
vagando mudas en la punta de mi lengua
y  me encierre en el ánfora agrietada
de un olvido impertinente.

No me imagines muerto
por el hecho simple
de que las sombras,
como sus primas chinescas,
alguna vez me cubrieron
con su velo de atavismos.

 No me mates,
guárdate el estoque, esta res
tiene la piel curtida desde hace mucho,
y conoce de espasmos y estertores
sin haber sido un toro de lidia.


No me creas muerto al este de tus aguas
porque tu orilla no roce con mis dedos,
porque tu verde se me haya  vuelto blanco,
porque cierre los ojos y te vea
perdida en la bruma onírica
sin barcas ni remos ni ataduras.

No me dibujes inerte
por escapar de tus carnes retadoras,
del olor inseguro de tu seno,
del pálpito festivo de tu pubis.

No disecciones mi cadáver,
pues sólo soy un hombre
fiel a su mitad y a su prosapia,
fiel a sus sístoles y diástoles;
guerrero cansado de batallas
en sórdidos lechos ambulantes.

No me declares muerto,
sólo soy un arma
que dispara su amor al mismo blanco.

Ahórrate la extremaunción,
porque yo resucité de las cenizas,
porque este muerto está bien vivo,
porque mi tumba
todavía es un campo de amapolas,
o quizás sólo me haga el muerto
para ver el entierro que me hacen.



O. Moré