sábado, 22 de marzo de 2014

INCERTIDUMBRE



Hoy pongo a vuestra consideración este soneto alejandrino. Este tipo de soneto se puso muy en boga con el Modernismo, siendo Rubén Darío su máximo exponente. Aunque su origen proviene de Li romans d'Alixandre (El romance de Alejandro, un larguísimo poema medieval dedicado a las hazañas de Alejandro Magno, de aquí lo de alejandrino) En unos de sus cantos, atribuido a Alexandre de Bernay, se introduce por primera vez esta composición métrica.  El soneto alejandrino se caracteriza por sus versos de catorce sílabas divididos en dos hemistiquios heptasílabos por una pausa a la cual se le llama cesura. Los hemistiquios no permiten sinalefa entre el final de uno y el comienzo del otro. El acento generalmente debe de estar en la 6ª sílaba del primero y en la 13ª del segundo, aunque se permiten otras acentuaciones. Ambos, por separado, permiten las reglas métricas a la hora de contarlos: si terminan en aguda se suma una sílaba y si termina en esdrújula se resta una. 

Audrey Hepburn / O. Moré (Osvaldo Moreno) / CUBA




Qué hacer en esta noche de negras latitudes
en que tu cuerpo es sílaba al filo de mi espada.
Qué hacer con estos ojos que vienen de la nada
queriendo recorrer todas tus inquietudes.

Qué hacer si quiero más, voraz  y muy despacio
tatuar un corazón en medio de tu pecho
de arterias delirantes y besos al acecho
volando al infinito, robando cada espacio.

Qué hacer amada mía, si surges de la nieve
como la llama eterna que mi desdicha alumbra,
tan blanca como el loto, tan díscola y tan leve.

Qué hacer si soy la escarcha que la montaña encumbra
o pétreo me quedara formando su relieve.
Qué hacer si me encontrara de nuevo en la penumbra.

8 comentarios:

  1. Maravilloso soneto, Ovidio, me gustaría compartirlo en blogger pero no tienes esa opción en tu blog. Quizá te convendría ponerla para que más gente leyera tus versos. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Gracias, Alfredo. No sé cómo se hace, lo averiguaré. Gracias de nuevo, por hacerte asiduo visitante de mi Pirámide. El abrazo es recíproco.

    ResponderEliminar
  3. Muy hermoso este soneto alejandrino, fue muy instructiva la explicación inicial, abrazos

    ResponderEliminar
  4. Bellísimo, Ovidio, y además, original en su composición, porque estamos habituados al soneto endecasílabo y rara vez podemos disfrutar de uno de éstos en alejandrinos, como no sea rebuscando entre los autores del Renacimiento o los modernistas de principios del siglo pasado. Aparte de su belleza estructural y rítmica, el poema en sí es de una hermosura especial por su significado y por las imágenes que recrea.

    Mi amigo Amílcar, a quien hace un momento he recomendado tu lectura, es un gran compositor de sonetos, y un gran entendido en ellos, seguro que cuando te lo lea le encantará también.

    Con cesura, sólo compuse poemas dodecasílabos, pero a ver si un día de éstos, aprovechando tu explicación, me animo con un soneto alejandrino también, aunque dudo mucho que iguale tu maestría o la de Amílcar, porque esto de los sonetos es vuestro terreno.

    Besos y feliz finde, Poeta.

    ResponderEliminar
  5. Se me olvidó comentar tu dibujo de la bellísima Audrey Hepburn, está perfecto, y me encanta hasta ese brillo del pendiente y su sombra. Muy bonito, Ovidio.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Mayte, por todo. Ah, por supuesto que, como seres humanos, tenemos una dualidad, eso no nos lo quita nadie, pero amiga, yo creo que en nuestro caso, aquellos locos soñadores que haceos versos, la parte buena es la que predomina. Así que para mí eres un ángel, aunque según tú, algún día te enfundes los tacones de diablilla. jajajaa. Un abrazo.

      Eliminar
  6. eso es arte superior, poesía con mayúscula

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Nora. Gracias por sus palabras y por su visita, Aquí tiene su casa, un espacio abierto a la literatura y la plástica.

      Eliminar