domingo, 23 de marzo de 2014

El ave del destino


El ave del destino / O. Moré (Osvaldo Moreno) CUBA




Puedo sentir su filo trascendente
e incorpóreo que ataca y acorrala.
El ave del destino es una bala,
una roca que rueda en la pendiente.

La siento, sí, al norte de mi espejo,
ulula agazapada, allí me acecha.
La siento picotear, abrir la brecha
y arañarme su lívido reflejo.

Siempre sabrás que el ave se encamina
del pasado al presente, que es el nido
del futuro que un dios nos dictamina.

Aún así transito, y lo perdido
se queda tras la puerta en la vitrina
donde guardo el sabor de lo vivido.


2 comentarios:

  1. ¡A tus pies! Estos versos me parecen maravillosos, tristemente ciertos y sólo queda esperar que esa vitrina sea transparente y sepamos mantenerla limpia de malos sentimientos y áureas oscuras, de forma y manera que siempre podamos recurrir a su interior en forma de recuerdos bellos violetas que ayuden a afrontar el presente cuando esa roca o bala imparable traiga consigo tiempos difíciles. Por otro lado, disfrutemos cuando el ave se torne en bellos colores y felicidad. Respecto al dibujo... waaao!! Me encanta Ovidio, me parece precioso. Abrazucu de los míos desde Villa de Rayuela!

    ResponderEliminar
  2. Comento poco porque me quedo sin palabras al leerte, amigo Ovidio. Envidio mucho a los que, como tu, sois capaces de hacer uso de la rima y la métrica con tanto esmero y talento.
    Un abrazo amigo!

    ResponderEliminar