miércoles, 4 de febrero de 2015

Irrealidad dual


Irrealidad dual


La irrealidad se me clava

cual dardo fino y certero
y sacio en su abrevadero
mi sed sumisa y esclava.
Me sepulta con su lava
fulgurante y ambiciosa
y se vuelve mariposa
que liba todas mis flores.
Me roba un mar de colores
para vestirse de diosa.

La irrealidad me transmuta

en espejo inmemorial
y  su azogado cristal
me va mostrando la ruta.
Yo la dibujo absoluta
con acuarelas y tintas,
y entre arabescos y cintas
la desfloro y la tatúo.
Con el lienzo canta a dúo
de mil maneras distintas.

La irrealidad es mi poema

camuflada en la palabra,
y es la musa que me labra
un hipnótico erotema.
Es lúdica estratagema
erotizando mi  verbo,
está en mi sangre, es acervo
que me nutre y que me arropa.
 Cada noche aquí, en Europa,
yo soy Poe y ella el cuervo.

Y voy así, dual y raro,

enarbolando un pincel,
mientras bebo de Espinel
para no seguir ignaro.
No soy un pintor preclaro,
tampoco escribo certezas,
mas no quiero otras riquezas
bajo mi lecho de paja.
Ya soy rey de la baraja:
dos pasiones, dos cabezas.


O. Moré 
Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.